entregasRecurso 1 gmp pago-seguropaypal tranferenciavisa
Recurso 1

El nombre de nuestro centro es la unión de dos conceptos que tienen un profundo significado para nosotros: Naturopatía e ISTHAR. Te explicamos el porqué y así nos conocerás un poco mejor.

La Naturopatía es el cuidado de la salud básico y holístico que reúne todas las formas de prevención, cuidado y sanación a través del estudio y regulación del terreno orgánico. Se caracteriza por la educación en hábitos de vida saludables y el uso de diferentes técnicas y remedios con el fin de promover los mecanismos naturales de autocuración que toda persona y organismo posee.

Isthar es el nombre de una gran diosa babilónica. Desde el paleolítico, esta diosa ha tenido muchos nombres distintos en los diferentes lugares en los que ha sido venerada, pero en todos ellos representaba el origen de todas las cosas,era la diosa primordial. En Sumeria es Inanna, en Egipto Isis, en Grecia Deméter, en Iberia Cibeles

Al mismo tiempo, ISTHAR es el acrónimo de Instituto de Sanación y Terapias Holísticas Aplicadas a la Reproducción, que resume la esencia de lo que hacemos en NaturISTHAR, nuestra filosofía de trabajo, la fertilidad natural tratada desde una perspectiva integral, natural y personalizada.

Pero vamos con los detalles de la historia de esta deidad que te van a encantar por el profundo significado que tienen relacionado con la creación de vida.

La vida feliz es aquella que está conforme con la Naturaleza y orientada a la práctica del BienSéneca, s. 4 a. C

En el neolítico (7000 a 3500 a. C.), en los tiempos de la “vieja Europa”, los ciclos de la luna se experimentaban en relación a las cosechas, donde las fases de la luz y oscuridad de la luna se reflejaban en las fases fértiles y estériles de la tierra.

La luna era una imagen del cielo que siempre era cambiante, pero era siempre la misma. Lo que perduraba era el ciclo, cuya totalidad jamás podía divisarse en ningún momento. Lo único visible era la interacción constante entre la luz y la oscuridad, en una secuencia siempre recurrente.

En el cuarto milenio a. C. aún se experimentaba a la naturaleza como numinosa, esto es, como un misterio arrollador tanto sagrado como vivo. Eran los rayos del sol, la subida y bajada de las aguas de los ríos, el brillo de las estrellas, la violencia de las aguas torrenciales, la gran yema de la palmera de dátiles, los verdes brotes del maíz, el árbol frutal, las uvas de la viña.

Eran la atracción entre el varón y la hembra, el rugido atronador de las tormentas, la lluvia dadora de vida y el terror devorador de la bestia de presa. Eran la salud y la enfermedad, la vida y la muerte. La vida de la tierra y todo lo que esta producía era sagrada. La naturaleza no se había separado del espíritu. Planta y animal, sexualidad y fertilidad, eran epifanías de la existencia de la diosa, los medios mediante los cuales se manifestaba.

Una sola vida divina se encarnaba en la vida de todos y cada uno, una sola madre era la fuente de todo. Como diosa del amor sexual y la fertilidad, el modo de ser característico de la gran madre era la procreación.

La fertilidad en todos los aspectos de la creación era su epifanía, ya que a través de la sexualidad se traía vida al mundo: era un acto sagrado. También era sagrado porque el éxtasis que la acompaña era la experiencia más cercana al estado de goce asociado a la existencia divina de diosas y dioses.

La principal representación de Isthar eran la luna y Venus, la estrella matutina y vespertina, que pudo constituir el origen de la estrella de ocho puntas y del rosetón estilizado de ocho pétalos como símbolo de su presencia.

El ocho era el número sagrado de la estrella matutina y vespertina a la que se referían como estrella radiante, la gran luz. Ocho era el número de años que tardaba el planeta en volver al punto del zodiaco cuando su brillo era más intenso y es el número del año sagrado en el que la luna llena coincidía exactamente con el día más largo o más corto, conciliándose así el tiempo lunar con el solar. De hecho, el zodiaco era conocido como el cinturón de Isthar.

Himno a Isthar

Es a esta diosa primordial neolítica a la que NaturISTHAR invoca:

“Rendid reverencia a la reina de las mujeres, la mayor de todos los dioses; ataviada de gozo y de amor; está llena de ardor, encanto y alegría voluptuosa; sus labios son dulces, en su boca está la vida; la felicidad es mayor cuando ella está presente. Su aspecto glorioso, los velos extendidos sobre su cabeza, su silueta maravillosa, sus ojos brillantes”.

“A ti lloro, oh, señora de los dioses,
señora de las señoras, diosa sin par,
Isthar que modelas las vidas de toda la humanidad,
tú, majestuosa reina del mundo, soberana del cielo,
y señora gobernante de la hueste del cielo:
ilustre es tu nombre… oh, divina luz,
resplandeciente el excelso esplendor sobre la tierra;
heroica hija de la luna, oh, escucha…”
D. A. Mackenzie

Del amor a la guerra

El mayor cambio social de la edad de bronce (empieza en torno al 3500 a. C. y dura hasta el año 1250 a.C) fue la transición de la aldea al poblado, del poblado a la ciudad, de ésta a la ciudad estado y, finalmente, de la ciudad estado al imperio, la cuna de nuestra actual civilización y cultura.

Este cambio supuso un giro teológico, con nuevos mitos de la creación, el fin del matriarcado y el inicio del patriarcado y, con ello, el declive de la diosa Isthar.

Hubo una separación de la naturaleza e Isthar fue transformada en una diosa de la guerra en uno de los periodos más sangrientos y crueles de la historia. Quedaron asentadas las bases para que surgiera el monoteísmo, Yahvé-Elohim, y el derrocamiento de la diosa madre expresado en la figura de Eva en el libro del Génesis del antiguo testamento. De hecho, no existe en hebreo una palabra que designe a la diosa.

Cuando Yahvé maldice a Adán y a Eva, también maldice a la tierra y a sus ciclos de fertilidad: se ha maldecido la relación de la humanidad con la naturaleza. Ya no se vuelve a mencionar al “jardín” a la hora de la brisa; de ahora en adelante la tierra se representará a través de la imagen del “suelo”, o la imagen árida y reseca del “polvo”, que ha de ser el alimento de la serpiente y la sustancia en la que la humanidad se desintegra: “porque eres polvo y al polvo tornarás” (Gn 3, 19).

Guía práctica para recuperar tu fertilidad: problemas y soluciones

Guía práctica para recuperar tu fertilidad: problemas y soluciones

Descárgalo gratis

En el centro del corazón

Isthar y la terrible transformación de su rol e imagen durante el paso del neolítico a la edad de bronce es para nosotros el símbolo de que la interpretación de un fenómeno y el significado que se otorga depende de la carga de ideas y creencias con la que la mente lo atraviesa, igual que ocurre con la naturaleza y el cuerpo.

La certeza de que la experiencia que emana del propio organismo pueden transformarlo, ya sea en un hermoso jardín, ya en un cruel campo de batalla. Por ejemplo, la primera menstruación en una muchacha puede ser exaltada como la llegada del “rocío celestial” o puede ser denostada como “la maldición”.

La sanación depende de la capacidad de transformar el vínculo entre la persona y la naturaleza, aceptando la condición cíclica de la vida, especialmente en el caso de la idiosincrasia cíclica femenina, respetando sus ritmos y potenciando su fuerza intrínseca creadora y regeneradora.

Los modos de vida actuales se han conformado considerando al tiempo de carácter lineal en lugar de cíclico, y haciendo uso de la naturaleza como una extensión lineal que se mide, explota y manipula sin descanso, al antojo de las necesidades de la economía productiva, sin tener en cuenta el carácter sagrado de la vida y de todos los seres y fenómenos que en ella habitan. Este comportamiento enferma y daña la biosfera y nos enferma a nosotros mismos.

La energía sexual es la fuerza motriz de la vida, herencia de nuestros padres y ancestros. Por respeto a nosotros mismos y a nuestros predecesores debemos cuidar y cultivar esta energía y, muy en especial, si existe la intención de concebir y dar a luz hijos, nuestros descendientes.

El 2º chakra se encuentra bajo el ombligo, en el área pélvica, y es el centro energético sexual. La energía sexual y la creatividad son una forma de comunicación entre las energías femeninas y las masculinas, Yin y Yang que rigen todo el universo.

El 2º chakra o centro energético sexual está relacionado con la creatividad:

  • Vinculado a todo lo que deseamos y la forma de obtener lo que queremos.
  • La capacidad de crear algo junto con otras personas, lo que incluye la capacidad reproductiva, así como otras formas de creatividad.
  • Su desequilibrio surge en relaciones basadas en el control, la acusación, la culpa y el abuso.
  • Su equilibrio nace de ambiciones equilibradas en el mundo exterior con respecto a la sexualidad, el dinero y las relaciones interpersonales basadas en la confianza.
  • Se puede fomentar su vitalidad en cualquier fase de la vida. Las técnicas naturales son una de las formas de revitalizarlo.

De acuerdo con la medicina china, un meridiano específico conecta el útero, el 2º chakra, con el corazón o 4º chakra, es decir, el corazón entraña una parte importante de los movimientos de la energía reproductiva.

El 4º chakra o centro emocional está relacionado con el amor:

  • Capacidad de dar y recibir amor, y cuidados a los demás y a una misma.
  • Capacidad de perdonar.
  • Su desequilibrio surge en la aflicción y/o hostilidad no resueltas.

La felicidad está determinada más por el estado mental que por los acontecimientos externosTenzin Gyatso, 14º Dalai Lama

En ocasiones, pese a todos los esfuerzos para concebir un hijo, este no llega. La aceptación de vivir sin hijos se debe elaborar como una perspectiva vital que aporte total plenitud. Todas las mujeres pueden ser madres de corazón, independientemente de si son madres “uterinas” o no.

La menopausia es una transición de los años reproductivos a un tiempo de sabiduría. De forma natural, las mujeres se vuelven madres de corazón, abandonando la posición de madres reproductivas.

Cuando te conviertes en madre de corazón te reencuentras con el gran Tao, es decir, con la “gran madre en ti”. Ese amor siempre está allí y, si lo ofreces al mundo, nunca se perderá.

El Tao es llamado la gran madre
Vacío, pero inagotable,
da vida a mundos infinitos.
Está siempre presente dentro de ti.
Puedes usarlo de todas formas y como te plazca.
Tao Te King

La vida es sagrada, un gran misterio, y hay que aceptar las limitaciones que la misma naturaleza nos impone, esto es, que hay periodos de descanso y actividad, tiempo de nacer y de morir, de fertilidad y de infertilidad, de enfermedad y de salud.

La sanación no siempre implica la curación. La curación es el uso de herramientas y remedios externos al organismo que se usan para erradicar los síntomas físicos que aparecen en una enfermedad.

La sanación es el proceso por el cual una persona encuentra el sentido de su vida, se mantiene fiel a la misión e inclinación de su alma hacia el propio bien y el de sus congéneres con alegría; este feliz encuentro entre una persona y la propia alma puede darse en el mismísimo lecho de muerte.

Sanar significa aceptar que la enfermedad no es el enemigo, que la ciencia no es omnipotente, que se puede cambiar lo que significa una experiencia por dura que esta sea, tanto en el aspecto emocional como en el físico.

Muchos estudios e investigaciones científicos actuales confirman lo que, en definitiva, durante muchos siglos, millones de personas ya experimentaron, y muchos seguimos constatando, que las técnicas naturales son fuentes de grandes beneficios sin riesgo de exponerse a efectos secundarios indeseables.

Bibliografía
  • The Myth of the Goddess. Evolution of an image. Anne Baring, Jules Cashford. Ed. Arkana, Penguin Books
  • Myths of Babylonia and Assyria. Donald Mackenzie. Ed. Read Books Ltd.
Naturisthar
Naturisthar
Pioneros en fertilidad natural
Naturisthar - Pioneros en fertilidad natural

Naturisthar

Pioneros en fertilidad natural

  • En NaturISTHAR somos pioneros y estamos a la vanguardia en el mundo de la fertilidad natural a nivel europeo.
  • Formamos parte de un selecto grupo de profesionales integrado por naturópatas y por especialistas en reproducción, incluyendo ginecólogos, endocrinos, biólogos e inmunólogos.
  • Juntos compartimos conocimiento e investigación en métodos naturales para fomentar la fertilidad.

¡Conócenos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.